Qué quesos puede comer una embarazada Post anterior La importancia de las... Próximo post Quesos Veganos - Qué son y...

Qué quesos puede comer una embarazada

Lista de contenidos

Queso y Embarazo

En periodo de gestación, debemos procurar informarnos bien sobre los tipos de alimentos que podemos consumir ya que algunos alimentos se les atribuye serias para el feto en gestación. Ya sea por su composición y por sus propiedades nutricionales, el queso es uno de esos alimentos que se pueden consumir, pero debemos tener en cuenta que no podemos consumir todos los tipos.

No hay necesidad de prescindir completamente del queso. El queso también contribuye favorablemente al embarazo por sus valores nutricionales, solo debemos tener en cuenta una serie de procesos por los que ha pasado el queso y por el que no todos los médicos aceptan en la dieta durante un periodo de gestación.

El queso puede ser una fuente importante de nutrientes. Sin embargo, durante el embarazo, la elección del tipo de queso cobra especial importancia debido a los riesgos potenciales asociados con la leche cruda. En este contexto, se examina la literatura científica relevante para establecer recomendaciones claras y basadas en evidencia para las mujeres embarazadas.

¬ŅPor qu√© consumir queso de leche pasteurizada?

La leche pasteurizada, al someterse a un proceso de calentamiento controlado, elimina bacterias y patógenos sin comprometer significativamente su valor nutricional. Los quesos elaborados a partir de esta leche ofrecen una mayor seguridad alimentaria.

Un estudio realizado en Chiapas, México, por Morales-Nolasco et al. (2019), resalta cómo las bacterias ácido lácticas aisladas de leche y queso crema mejoran las características fisicoquímicas, sensoriales y microbiológicas del queso crema elaborado con leche pasteurizada, garantizando así su calidad y seguridad (Morales-Nolasco et al., 2019)

Mientras que la leche cruda se presenta en su estado natural y puede contener microorganismos nocivos, la leche pasteurizada ha sido tratada térmicamente para eliminar estos riesgos. Este proceso es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria, especialmente para las mujeres embarazadas y sus fetos.

Riesgos del Queso de Leche Cruda

La leche cruda puede contener patógenos como Listeria, E. coli y Salmonella, que son peligrosos tanto para la madre como para el feto. Dado el alto riesgo que representa, la recomendación para las mujeres embarazadas es evitar completamente los quesos de leche cruda. Este consejo es apoyado por la evidencia que subraya los peligros potenciales que estos productos pueden representar.

Un estudio sobre la seguridad alimentaria de Hillan & Bobroff (2015) subraya la importancia de evitar la leche y los jugos no pasteurizados, especialmente en poblaciones vulnerables como las mujeres embarazadas, debido al alto riesgo de enfermedades alimentarias (Hillan & Bobroff, 2015)

Además, Tobar-Delgado et al. (2020) encontraron que la calidad microbiológica de la leche cruda en Colombia se ve negativamente afectada por el transporte y las condiciones de manejo, lo que subraya los riesgos asociados con su consumo (Tobar-Delgado et al., 2020)

Quesos que no se pueden comer en el embarazo

Efectivamente hay quesos de los cuales no nos podemos permitir su ingesta diaria y, si ya los comías de antes, tendrás que cambiar tu rutina alimenticia y comer otro tipo de quesos que si puede contribuir favorablemente a su embarazo.

De manera genérica, los quesos que no podrás tomar en el embarazo son todos aquellos que han sido elaborados con leche cruda. Quesos frescos con altos índices de humedad y con presencia o con posibilidad de tener moho.

La ingesta de productos lácteos elaborados con leche cruda durante el embarazo puede conducir a infecciones. Estas infecciones pueden tener consecuencias, incluyendo parto prematuro, infección neonatal o incluso pérdida del embarazo.

Para asegurarse de consumir quesos seguros, es esencial verificar las etiquetas de los productos y confirmar que se han elaborado con leche pasteurizada. La falta de claridad en el etiquetado o la ausencia de informaci√≥n debe considerarse una se√Īal de precauci√≥n.

Aunque puede haber diferencias en el sabor y la textura entre los quesos de leche cruda y los de leche pasteurizada, la seguridad debe ser la prioridad principal durante el embarazo. La percepción de un sabor más rico o complejo en los quesos de leche cruda no compensa los riesgos para la salud.

¬ŅQu√© hace un queso peligroso para las embarazadas?

Un queso con alta humedad y de pasta blanda tiene más posibilidades de tener moho en su proceso de curación. Además que también contribuye al desarrollo de agentes bacterianos como la Listeria Monocytogenes (Listeriosis). Si un queso posee esta bacteria, es posible que se den casos de dolor muscular y fiebre que durante los tres primeros meses de embarazo. La embarazada puede transmitir la enfermedad por la placenta y causar la infección en el bebé provocando trastornos neurológicos y problemas psicomotrices al feto.

Por ello recalcamos que el mejor proceso para conseguir un ‚Äúqueso seguro‚ÄĚ de comer es de leche pasteurizada.

  • Leche pasteurizada: La f√°brica ha sometido la leche a elevadas temperaturas, concretamente a unos 75¬ļ aproximadamente. Con este m√©todo se consigue descartar la proliferaci√≥n de bacterias potencialmente peligrosas para el organismo. Luego se podr√°n a√Īadir aditivos que mantengan el queso adecuadamente como son fermentos l√°cticos, pero esto es optativo.
  • Leche cruda: La f√°brica no aplica tratamiento a la leche, solo los aditivos necesarios para el correcto mantenimiento del queso. Con esto conseguimos un queso m√°s ‚Äúpuro‚ÄĚ ya que es el queso realizado de toda la vida y prosee propiedades que se hubieran perdido si la leche se hubiera pasteurizado. Ahora bien, poseen el riesgo de poseer m√°s bacterias y por tanto no es aconsejable su ingesta en periodo de embarazo.

Quesos que sí se pueden comer en el embarazo

Recuerda que debemos ver bien la etiqueta de cada uno de los productos que podamos ingerir. Siempre es mejor consultar con el m√©dico la dieta que debes seguir. Gen√©ricamente, se recomienda que en el periodo de embarazo consumas queso con leche pasteurizada, ya que este tipo de leche permite que todas las bacterias potencialmente da√Īinas mueran en el proceso.

Olvídate de quesos frescos y semi-blando, esos quesos tienen porcentajes de humedad lo suficientemente elevados como para que el habite la bacteria ya mencionada. Es mejor declinarse por quesos más secos como son los semicurados o curados, y como no, de leche pasteurizada.

Como has podido comprobar, cuanta menos humedad mejor. Estos tipos de queso que mencionamos son para evitar posibles enfermedades. Es mejor prevenir los alimentos que puedan da√Īar la salud del feto, ya podr√°s comer cualquier tipo de queso cuando el beb√© haya nacido.

Los quesos elaborados con leche pasteurizada y que han sido manejados y almacenados adecuadamente son generalmente seguros para el consumo durante el embarazo. Estos incluyen quesos duros, quesos procesados y quesos blandos pasteurizados.

Beneficios del queso para el embarazo

No te prives de los l√°cteos en tu dieta alimenticia. Estos l√°cteos te dar√°n el aporte de calcio que tanto necesitas y que dar√°n a tus huesos la resistencia que tanto necesitan en tu movilidad diaria. Adem√°s, el calcio tambi√©n es bueno para el feto, ayuda a su formaci√≥n y te ayudar√° con m√ļltiples rutinas del d√≠a a d√≠a.

El nutriente principal de cualquier lácteo es el calcio, pero también podemos ver en el queso otros nutrientes que pueden ayudarte con el embarazo. Además de ser fuente de calcio, vitaminas y proteínas, el queso también contiene otras propiedades como:

  • √Ācido f√≥lico que ayuda al correcto desarrollo neurol√≥gico del feto en su formaci√≥n.
  • Zinc para la creaci√≥n de anticuerpos y fomenta el crecimiento del beb√©.
  • F√≥sforo para reforzar el sistema inmunitario adem√°s de contribuir favorablemente en el futuro al desarrollo de dientes y u√Īas.
  • Vitaminas A y D para la contribuci√≥n de gl√≥bulos rojos y obtener agudeza visual.

Lista de queso a consumir en el embarazo

Más adelante daremos más detalles de cada uno de los quesos de la lista, pero para hacerlo más visual, aquí tienes un listado resumen de los quesos que sí y no puedes comer en el embarazo.

Queso que S√ć puedes comer Queso que NO puedes comer
Quesos secos (semis o curados)Quesos blandos o semi-blandos
Queso MozzarellaQueso crema blando
Queso GoudaQueso Feta
Queso EdamQueso de Cabra
Queso fresco francésQueso Brie
Queso para untarQueso Camembert
Queso RicottaQueso Azul
Queso MascarponeQueso Stilton
Queso ParmesanoQueso Roquefort
Queso ProvoloneQueso Gorgonzola
Queso de Burgos

Tras examinar la lista, estamos viendo que también hay quesos blandos en la columna en la que sí puedes comer. Esto se debe a que hacemos referencia a los quesos que han sido elaborados con leche pasteurizada. Siempre debemos ir buscando el queso cuya etiqueta refleje la leche pasteurizada. En caso de que no nos ponga nada, es mejor desconfiar y coger otra opción.

Que queso comer en embarazo | Probar queso en el embarazo | Queso en gestación | Los lácteos en meses de gestación

Fermentos l√°cticos

Durante el embarazo, es fundamental prestar atención a la ingesta de alimentos y asegurarse de consumir productos lácteos seguros y nutritivos. Los quesos son una fuente importante de calcio, proteínas y otros nutrientes esenciales, pero es crucial entender cómo se elaboran y qué ingredientes se utilizan, especialmente cuando se trata de fermentos lácticos y cuajo.

Los fermentos l√°cticos son microorganismos beneficiosos que se a√Īaden a la leche para iniciar el proceso de fermentaci√≥n. Estos microorganismos convierten los az√ļcares de la leche en √°cido l√°ctico, lo que ayuda a acidificar el medio y contribuye al sabor y la textura caracter√≠sticos de los quesos. Los fermentos l√°cticos m√°s comunes son las bacterias l√°cticas, como Lactococcus, Streptococcus y Lactobacillus.

Estos fermentos l√°cticos en s√≠ mismos no representan un riesgo significativo durante la gestaci√≥n. Sin embargo, es importante tener en cuenta que durante el embarazo, algunas mujeres pueden ser m√°s susceptibles a ciertas bacterias da√Īinas que podr√≠an estar presentes en los alimentos fermentados, como ciertos tipos de Listeria.

Se recomienda elegir quesos pasteurizados y seguros, y evitar los quesos blandos y no pasteurizados, as√≠ como otros alimentos que puedan contener bacterias da√Īinas. Por eso nuestra recomendaci√≥n es, antes de comprar un queso, lee cuidadosamente la etiqueta para asegurarte de que est√© hecho con leche pasteurizada. Tambi√©n, si tienes dudas o preocupaciones sobre un queso en particular y no encuentras la suficiente informaci√≥n, no dudes en consultar a tu m√©dico o a un dietista registrado.

Cuajo en el embarazo

El cuajo es una enzima que se encuentra naturalmente en el estómago de los rumiantes, como las vacas y las ovejas. Tradicionalmente, se ha utilizado el cuajo animal para coagular la leche y formar el queso. Sin embargo, en la actualidad, también se producen cuajos microbianos o vegetales, que son alternativas aptas para vegetarianos y mujeres embarazadas que deseen evitar los productos de origen animal.

Las alternativas al cuajo animal, como los cuajos vegetales o microbianos, son cada vez m√°s populares y ofrecen una opci√≥n segura para las mujeres embarazadas que desean evitar los productos de origen animal. A√ļn as√≠, es importante asegurarse de que el queso haya sido elaborado siguiendo pr√°cticas seguras de manipulaci√≥n de alimentos y que haya sido sometido a procesos de pasteurizaci√≥n adecuados.

Sin embargo, aunque el queso esté elaborado con cuajo microbiano y sea pasteurizado, el riesgo de contaminación bacteriana no se reduce al 100%. Por lo tanto, aunque es probablemente seguro consumir este tipo de queso durante el embarazo, siempre es importante seguir las prácticas de seguridad alimentaria adecuadas y consultar a los especialistas para que este determine el cuajo utilizado y te pueda informar sobre las marcas de queso recomendadas realizadas con leche pasteurizada.

Bibliografía

Gotuzzo, E. (2017). Listeriosis en embarazo. Revista Medica Herediana, 28(1), 3-4. Enlace al artículo

V√°squez-Montero, M., Soto, J., Pisconte, B., Mori-Quispe, E., Hinostrosa-Camposano, W. D., & Contreras-Pulache, H. (2013). Nutrici√≥n y embarazo: explorando el fen√≥meno en Pachac√ļtec, Ventanilla-Callao.¬†Revista Peruana de Epidemiolog√≠a,¬†17(1), 01-04. Enlace al art√≠culo

Cereceda Bujaico, M. D. P., & Quintana Salinas, M. R. (2014). Consideraciones para una adecuada alimentación durante el embarazo. Revista peruana de ginecologia y obstetricia, 60(2), 153-160. Enlace al artículo

Duarte, L. L√ĀCTEOS EN EMBARAZO Y LACTANCIA MATERNA. Enlace al art√≠culo

Abarca, K. (2003). Infecciones en la mujer embarazada transmisibles al feto. Revista chilena de infectología, 20, 41-46. Enlace al artículo

José, M., & Osorio, A. (2019). nutricionales en el embarazo y la lactancia. Enlace al artículo

Morales-Nolasco, M. A., Morales-Nolasco, A. P., Soto-Castillo, J. J., Ruiz-Ruiz, J. C., & Rodríguez-Buenfil, I. M. (2019). Características fisicoquímicas y sensoriales de queso crema elaborado con leche pasteurizada. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 22(3), 433-442

Hillan, R., & Bobroff, L. B. (2015). Seguridad alimentaria: crucigrama sobre alimentos de alto riesgo. University of Florida IFAS Extension

Tobar-Delgado, D. A., Tobar-Delgado, M. A., & Guerrero-Barbosa, T. (2020). Quality of raw milk in the highland tropics of Nari√Īo, Colombia. Food Science and Technology, 40(2), 432-439

Radilla Vázquez, R. B., Morales-Hernández, R. M., & García-Campos, M. L. (2019). Intervención para el fomento del consumo de leche y productos lácteos en adolescentes de la Ciudad de México. Nutrición Hospitalaria, 36(2), 456-463.